Los mejores momentos de la boda de Ana y José Luis

publicado en: Bodas | 0

A mediados de septiembre realicé la boda de Ana y José Luis. Es cierto que cuando me contactaron para interesarse por mi trabajo, fueron muy directos y sin pensarlo mucho me dieron el sí. Agradecí muchísimo su confianza y la  libertad a la hora de llevar el ritmo y los detalles de su día especial .

Cogí esta boda con muchísima ilusión porque tenía muchas ganas de estrenarme en la malagueña Iglesia del Sagrado Corazón, una maravilla del neogótico que seguro me iba a dar grandes planos (y así fue). Los preparativos en sus respectivas casas fue tranquilo, ameno y sin prisas. Unos novios tranquilos , atentos y amables (se agradece) . Él siempre tenía la sonrisa en la boca y su familia sí tenía la emoción y así me lo transmitían . Ella, feliz y con un ligero nerviosismo pero aún así mucho menor del que he vivido con otras novias.  La novia lucía guapísima con un vestido diseño de Maribel Baréa y maquillada por el conocido José M. López .

En hora (sobre las 17 horas), fue la entrada de los novios al Templo. No me defraudó los planos tan hermosos que tiene el Sagrado Corazón, su luz y y su arquitectura hace que la boda quede única. Una emotiva boda , muy bien cuidada. Lo que más me gustó de esta ceremonia fue el tiempo que dejaba para centrarnos en su sesión de fotos (el lugar escogido fue la Alcazaba malagueña) . Varias horas para ir con tiempo, despacio y sin prisas. Ellos me dijeron que no querían muchas fotos, pero sí es cierto que al final, hubo más de las esperadas (gracias por aguantar mis indicaciones).

Por último, el convite se celebró en Lepanto, donde allí terminamos nuestro trabajo con la celebración del primer baile nupcial.

Gracias pareja por haber confiado en mi, por dejarme tanta libertad y por no tener ninguna pega a todo lo que os pedía. Espero que seáis muy felices. ¡Vivan los novios!

Aquí tenéis un pequeño resumen de su reportaje de bodas (en su pendrive personalizado he podido entregar más de 400 fotos).

Dejar una opinión